Tienda
Boletos

CAMBIO DE AIRES

08 - Septiembre - 2020

Así es…

¡Hoy juegan los Rayos! Y esta vez no es aniversario, desafortunadamente vimos salir de la dirección técnica a Alfonso Sosa, a quien, independientemente de los resultados, debemos estarle agradecidos por siempre, porque regresó al Necaxa a la primera división, y nos permitió soñar. Este inicio de torneo no fue el esperado, y a veces el equipo se mostró soso, sí, pero si se trata de repartir culpas, entonces no sólo le toca a Sosa, sí a los jugadores, quienes son los que corren (o dejan de correr), patean la pelota, y sudan (o no tanto).

Cambio de aires en el timón, a ver si con eso reaccionan los futbolistas. Llegó el “Profe” Cruz, y personalmente me emociona. En teoría tiene estilo –si se le puede llamar así– “Lavolpista”, fue campeón con el Atlante en el ya lejano 2007, pero era un equipo con un presupuesto bajo, y en ese sentido, sabe cómo trabajar; saca provecho a jugadores, e infunde “huevos” que me parece que a muchos jugadores rojiblancos no se les nota en la cancha. La situación es crítica porque Necaxa siempre debe aspirar a ser campeón, no menos.

La historia del “Profe” es curiosa. Originario del campo mexicano, se preparó como profesor en la Escuela Normal de Maestros, su situación familiar lo orilló a eso. Destaco esa faceta de su vida, porque más allá de la curiosidad, sin duda alguna le permite tener un enfoque humano distinto, con otro tipo de acercamiento al jugador, tal vez más cercano, con respeto, entendimiento, pero también con exigencia. Si los resultados lo permiten, podríamos aspirar a un proceso largo, donde se sienten bases para un proyecto humano y deportivo que permita volver a soñar.

Después se hizo futbolista, fue campeón como jugador con el Atlante, y después levantó el trofeo con los Potros como entrenador. Sí, del Atlante, ese rival histórico del Necaxa; pero eso queda de lado ahora, sabe trabajar, y es verdad que no siempre se le han dado los resultados esperados, pero también mantuvo procesos largos con equipos como los azulgranas donde se mantuvo 10 torneos en dos etapas; 6 torneos con los extintos Jaguares de Chiapas, otro equipo de bajo presupuesto; y dos torneos con Monterrey.

Ya lo dijo en su presentación el día de ayer: “Agradecer a la institución por la alta honra de dirigir este histórico equipo… Tenemos un alto compromiso con la institución y con todos sus aficionados”; respondiendo a una pregunta en la conferencia de prensa agregó: “el primer objetivo es ubicarnos entre los 12 equipos que irán a la siguiente fase, estamos muy a tiempo, y estoy convencido de que tenemos todo el material humano para lograrlo”. También habló de su experiencia en casa en tiempos de Covid-19, que aprovechó para actualizarse, retroalimentarse, y replantear sus formas, tratándole de darle frescura a su modelo de juego.

Hoy, la primera prueba es frente a San Luis, y es común ver a jugadores con más ahínco, tratando de llenarle el ojo al nuevo director técnico, pero no hay mucho tiempo para trabajar, así que debemos ser pacientes. Después viene Guadalajara… y de nuevo a ser pacientes. El foco, desde mi punto de vista, debe estar en los jugadores, quienes –repito– son los que están en la cancha, y hasta ahora, salvo honrosas excepciones, no han dado la talla. Veremos qué sucede. 

Dicho sea, cabe mencionar la gestión en este torneo de Jesús Palacios al mando de la sub-17, que marcha invicta y en primer lugar. Daremos seguimiento porque estamos hablando de las fuerzas básicas de los Rayos.

Por otro lado, y no menos importante, la afición debe mantenerse unida y apoyar, también exigir, pero con respeto. En redes sociales hay reventadores, que hablan y dicen por aquí y por allá, y cada uno es libre de pensar y decir lo que quiera, pero mientras no estemos unidos, es difícil salir adelante. Si la pandemia no nos ha enseñado eso, entonces no sé qué lo hará. Cuando el equipo va bien, se echan campanas al vuelo; malos resultados y entonces todo está mal… Eso sí, una cosa es exigir, reclamar y comentar con respeto, con la intención de construir, y otra muy diferente es increpar, insultar con el único fin de destruir. Ya lo dije antes y lo repito… no hay más o menos necaxistas, hay necaxistas. Si trabajamos en conjunto, cada quien desde su lugar, con la exigencia que este equipo merece y reclama, entonces podremos aspirar a regresar a donde creemos que los Rayos perciben estar.

Así es…

 

Agradezco su tiempo y dejo abierto el foro para intercambiar ideas y opiniones.

Muchas gracias al Club Necaxa por el espacio; aquí sólo se expresa mi opinión, y no la oficial de los Rayos.

 

Así es… Quédate en casa.

¡Fuerza Rayos!

 

Cualquier duda o comentario favor de escribirme a [email protected], Twitter: @AlanAmper, Instagram: @elladohipsterdeampi

Noticias sobresalientes