FUERZAS BÁSICAS DE NECAXA ARRANCAN CON VICTORIAS SOBRE VERACRUZ

Esta mañana en Casa Club, la Sub 17 y la Sub 20 de Necaxa se impusieron a su similar de los Tiburones Rojos de Veracruz en lo que fue la primera jornada de acción de este Clausura 2018.

Los dirigidos por Hugo Saucedo fueron los primeros en sumar tres puntos el día de hoy. El estratega alineó a Ángel Alonzo; Otoniel Román, Diego García, Josué Rodríguez, Pedro Gutiérrez; Sergio Vázquez, Jair Cortés, Iván Luna, Edui Rivera; Ángel Martínez y Víctor Castillo.

El primer tiempo fue para los Rayos, quienes estuvieron encima todo el tiempo pero no lograron reflejar su superioridad debido a imprecisiones en el último toque y a buenas atajadas del arquero jarocho.

Sin embargo, para la segunda mitad, Necaxa encontraría la llave para abrir el marcador. A 10 minutos del final, el recién ingresado Juan Ayala encontró espacio y desde fuera del área sacó zapatazo cruzado para poner en ventaja a su equipo.

Con la visita buscando el tanto del empate, Paul Ramos aprovechó un pase largo para enfilarse al área de Veracruz, al abrirse el espacio, el juvenil metió un disparo que techó al portero y se incrustó en las redes tras golpear el travesaño a 5 del final.

Veracruz se llevó el punto extra tras imponerse 4-3 desde la vía de los penales.
Por su parte, la Sub 20 de Necaxa le regaló tres puntos a Juan de Dios Ramírez Perales en lo que fue su debut como estratega de la categoría. Alan Hernández y César González se hicieron presentes en el marcador.

Ramírez Perales arrancó con Yosgart Gutiérrez; Alonso Ruelas, Ventura Alvarado, Juan Valenzuela, Juan Esqueda; Adán Lomelí, José Plascencia, Jorge Cornejo, Alan Hernández; César Aguirre y Juan Obregón.

El encuentro arrancó con buen ritmo, ambos equipos intentaron ir al frente, pero Necaxa fue quien aprovechó para abrir el marcador por conducto de Alan Hernández luego de que entrando al área sacó balazo cruzado que batió el arco jarocho.

Los Rayos aprovecharon un contragolpe para ampliar su ventaja. César González, que había ingresado de cambio recibió pase en territorio enemigo, donde entró al área y definió tranquilamente para poner cifras definitivas.